Hiperplasia prostatica

Las causas

A pesar de los avances en la investigación, el origen de la hiperplasia prostática benigna deve ser aún aclarada. Numerosos estudios han indicado recientemente que este puede ser el resultado de cambios hormonales que ocurren como resultado del proceso de envejecimento. Otra teoría colega el HPB al hecho que mano a mano que el hombre envejece , la cantidad de testosterona en el sangre disminuye costantemente, dejando tras de sí una mayor concentración de estrógenos en la sangre. La mayor concentración de estrógenos puede afectar la proliferación de las células al interior de la próstata.

Los síntomas de la hiperplasia prostática

El agrandamiento de volumen de la próstata causa algunos síntomas que se caracterizan por su persistencia con el pasar del tiempo.

Las molestias más frecuente son:

  • Reducción de la fuerza del flujo urinario (evaluado con urofluxometría)
  • Polaquiuria: es la necesidad de orinar con frecuencia durante el día y durante la noche (nicturia)
  • Micción imperosa: es un estímulo urinario impelente

Con el pasar del tiempo la hipertrofia prostática hace vaciar la vejiga haciendola contraer con una fuerza siempre mayor para ganar la resistencia determinada del aumento de la próstata; esto, puede determinar el engrosamiento y la formación de evaginación a cargo de las paredes vejigales ( divertículos vesicales). La obstrucción provocada dal aumento de la próstata causa alteración del vaciamiento de la vejiga: el estancamiento de la orina en la vejiga puede causar el desarrollo de infecciones urinarias y la formación de cálculos en la vejiga; muchas veces la obstrucción al vaciamiento de la vejiga es tal de impedir completamente la micción; en esta situación el paciente es incapaz de orinar y es necesario colocar un catéter para vaciar la vejiga.

La alta frecuencia de las enfermedades de la próstata, aconseja a todos los hombres de 45 años, a un exámen urológico cada año, aunque no presenten disturbios.

El tratamiento de la hipertrofia prostática

El objetivo del tratamiento de la hipertrofia prostática es hacer que el paciente orine mejor . Una micción válida es la expresión de un buen funcionamiento del aparato urinario. Reducir o resolver la obstrucción causada por la hipertofia prostática significa mejorar la calidad de vida de los pacientes, eliminando las molestias de la hiperplasia, asegúrarse que los riñones y la vejiga eliminen adecuadamente la orina.

El tratamiento se basa principalmente en los fármacos y la intervención quirúrgica.

En base a la situación encontrada de un urólogo, podrá ser recetada una terapia con fármacos.
Los fármacos por la hiperplasia prostática son de dos tipos: aquellos que funcionan tratando de reducir el volúmen de la próstata y los que desarrollan una acción en la músculatura del cuello de la vejiga aumentandole la abertura y determinando así un mejoramiento del flujo urinario. Muchas veces se asocian estos dos tipos de fármacos. Si la terapia médica no ha resuelto los problemas causados de la hiperplasia y si el urólogo lo decide, es necesario recurrir a una cirugía.

Intervento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico de la hipertrofia prostática consiste en la remoción de una parte de la próstata aumentada (adenoma prostático) que obstruye el cuello de la vejiga, impidiendo una correcta micción. Las operaciones pueden ser de dos tipos: la cirugía tradicional o la cirugía endoscópica. El volumen de la próstata y la eventual presencia de complicaciones (cálculos en la vejiga, divertículos vesicales) representan los criterios para elegir el tipo de intervención. Los resultados finales serán exactamente los mismos para ambos tipos de intervención. En linea máxima podemos decir que si prefiere hacer la cirugía tradicional en el caso de una próstata voluminosa, mientras en el caso de próstatas más pequeñas realizará una cirugía por via endoscópica. El tamaño de la próstata son cuidadosamente evaluados con la ecografía prostática trans-rectal.

La cirugía tradicional

La adenomectomía prostática trans- vejigal se puede realizar bajo anestesia espinal o bajo anestesia general. La próstata viene alcanzada a través de una incisión en el abdomen y sucesiva abertura de la vejiga, entonces se extrae la parte obstruente (adenoma). Viene colocado un catéter en la vejiga a dos drenajes temporales. El cierre de la pared abdominal concluye la cirugía . El catéter y los drenajes vienen retirados después de pocos días. La recuperación dura 6-7 dias.

La cirugía endoscópica

La resección endoscópica trans-uretral de la próstata (turp)

Representa la cirugía más común para el tratamiento de la hipertrofia prostática y viene generalmente realizado bajo anestesia espinal. Se introduce a través de la úretra el “resector”, un instrumento colegado a una cámara óptica y a un monitor ( que permiten la visualización del intervento al paciente), dotado de sistema eléctrico, preferiblemente bipolar, con el cual viene “resecada” la parte de próstata obstruyente y cuagúlados los vasos sanguíneos. Una vez más, al final de la intervención, se coloca un catéter que se retirará después de unos días. La recuperación durará alrededor de 4 dias.

Vaporización endoscópica trans uretral de la próstata (pvp)

Los sistemas de láser para pvp ofrece una única solución satisfactoria para los síntomas de la hiperplasia prostática. Este es un tratamiento mínimamente invasivo, que utiliza un sistema láser de grande potencia que vaporiza y elimina los tejidos de la próstata aumentada, llamado tambien “foto vaporización de la próstata” (pvp). Durante el procedimento una sutil fibra láser es enserida en la uretra a través de un citoscópio y por medio de descargas láser se elimina el tejido hiperplasico que obstruye, el resultado será un canal urinario desbloqueado y el restauro del natural flujo de la orina con la desaparición de los síntomas.
(Ver video 2A enucleación; vaporización 2B; técnica combinada 2C).
La mayoría de los paciente podrán regresar a casa después de pocas horas de la cirugía.

Actividad sexual

Al igual que otras actividades físicas, para el regreso de una actividad sexual normal después de la cirugía, se recomienda un período de descanso de aproximadamente un mes. La cirugía ejecutada con cualquier técnica, no cambia las prestaciones sexuales , ya que no estan involucradas en la operación, las estructuras vasculares y nerviosas diputados a la erección.

La cirugía cambia el mecanismo de la eyaculación, llamada “eyaculación retrógrada,” es decir que el esperma en vez de ser expulsado al externo, regresa en vejiga y enseguida viene expulso con la orina. Este modo de eyaculación es la inevitable consecuencia de la extirpación quirúrgica de las fibras musculares que cierran el cuello de la vejiga. La eyaculación retrógrada no cambia en todo caso el placer sexual.

Consideraciones

Si usted es un hombre de unos 55 años y tiene un flujo urinario débil o interrumpido, desagradables pérdidas despues de orinar, frecuencia urinaria y urgencia , probablemente tiene un agrandamiento de la próstata, que obstruye el flujo de la orina.