Tumores Vesicales

Después de las primeras observaciones de cáncer de origen profesional a finales del 1800, fue propio la vejiga a llamar la atención por los tumores ambientales como consecuencia de la evidencia del cáncer vesical en algunos lavoradores de las industrias de colorantes.
Después de esto se ha buscado establecer una relación entre la aparición del cáncer y las situaciones ambientales y ocupacionales.

Incidencia

En los EE.UU., el cáncer de la vejiga afecta alrededor de 100.000 personas al año.
El mismo tipo de cáncer causa cerca de 10.200 muertos con una prevalencia en el sexo masculino.
En los últimos años está aumentando el número de mujeres y de sujetos jovenes y es más frecuente en ciudades densamente pobladas e industrializadas.

Etiopatogenia

Las categorías de trabajadores que corren el riesgo, son representados de trabajadores por:
sustancias colorantes, materiales plásticos, cueros y pieles, industrias textiles, peluquerías y pintores.

Sustancias sospechosas cancinógenos para los cánceres de vejiga
Auramina (manufactura), bencidina, ciclofosfamida, fenacetina, fenil-2-naftilamina, isoniazide,
2-naftilamina alquitrán , hollín, plomo.

Humo

doble acción
Directa: a través de agentes cancerígenos como la 2-naftilamina en esa contenida
Indirecta: por interferencia en el metabolismo del triptófano inhibición de la conversión del ácido 3 hidroxi- antranílico en N-metilnicotinamida por el cual se verificaría un acumulo de metabolismos intermedios (ortofenoli) en la orina.

La demostración de una actividad cancerígena tópica en el urotelio de parte de estos agentes confirma el vínculo entre humo y neoplasia vesical, así como el aumento de la incidencia en las mujeres y los jóvenes vinculados a un diferente comportamiento en comparación del humo.
Los fumadores tienen una incidencia de tumores quatro veces superior a los no fumadores.
El riesgo se correlaciona con el número de cigarrillos, la duración del humo y el grado de inhalación.
Los ex-fumadores tienen una reducida incidencia en comparcación a los fumadores.

Clasificación y anatomia patológica

El 95% de los tumores de la vejiga son de tipo epiteliales a células transicionales, que reproducen el epitelio de la via excretora.

Los criterios por la diagnosis de malignidad son: aumento de la celularidad, multiplicidad de los núcleos, alteración de la polaridad celular, cambios volumétricos de los núcleos y de la cromatina, mitosis anormales.

A)Papiloma a células transicionales
Tumor papilar a estroma delicado fibrovascular, recubierto de epitelio subrepuesto al normal, macroscópicamente es una forma vegetante proporcionada de un sutil tallo.

B) Carcinoma a células transicionales
Es el clásico urotelioma con claros signos de anaplasia y tendencia invasora.

Microscópicamente se tienen:

  • formas papilares
  • formas pedunculadas (con una gran base de implanto y tenazmente adheridos a las paredes vesicales)
  • formas de ulcerado e infiltrante

C) El carcinoma epidermoide: constituido de células que producen queratina.
D) Adenocarcinoma: que pueden secretar moco, se originan y se desarrollan principalmente en la cúpula.
E) Carcinoma indiferenciado: que no pueden ser reconocidos y clasificados.

Grado:
G0-G1-G2-G3

La categoría pT: indica la extensión (ta-T1-T2-T3-T4)
La categoría N: indica el implicamiento de los ganglios linfáticos
Categoría M: se refiere a las metástasis

Cuadro Clínico

Hematuria (macroscópica o microscópica) puede ser considerada como el síntoma principal, aunque aparece en muchas afecciones urológicas, es el primer síntoma entre el 60 y el 75% de los casos.

Vejiga irritable: expresado de polaquiuria, urgencia por orinar, ardor y dolor en la micción,
indica por lo general una propagación de la enfermedad en profundidad y es relacionada a los fenómenos isquémicos y la ulceración de la pared, puede coexistir una infección bacteriana.

Dolor a la cadera: puede estar relacionado a una obstrucción ureteral neoplásica.

Diagnóstico

Investigacion de screening: urografia, citología, ecografía, cistoscopia, TAC.
Citología: Es una investigación simple y repetible, útil para sujetos a riesgo y por aquellos ya tratados.
Urografía: es útil sobretodo en la forma cistografíca que muestra un defecto de llenamiento en la cavidad vesical.

Ecografía suprapúbica: Es una obtima prueba de screening en los pacientes con sospecho de cancer o en riesgo.

Cistoscopia: Es indicada en el diagnóstico de los tumores de la vejiga, permitiendo la comparación de formas de modesto volumen y de bajo grado de anaplasia, que pueden escapar de la urografía y de la citología.

Cistoscopia de fluorescencia: PDD (fhoto dynamic diagnosis) después de aproximadamente 60 minutos de las instilaciones de un fármaco fotodinámico en la vejiga, se controla la acumulación de porfirinas a nivel intracelular en las lesiones de la pared de la vejiga.

Las porfirinas son fluorescentes y emiten luz roja si es excitada de luz azul. Por lo tanto las lesiones preneoplásicas y neoplásicas emiten una luz roja sobre un fondo azul. El método puede detectar el 30% de los tumores papilares más de la cistoscopia tradicional y más del 95% en el caso de carcinomas in situ (CIS), permitiendo un tratamiento mucho más adecuado y precoz.

Biopsia transuretral: Proporciona información sobre las características de las lesiones patológicas (capilar, invasividad, malignidad histológica).

La TAC consiente de individuar tres grupos:

  • Neoplasias no infiltrantes
  • Lesión que invaden el estrado muscular
  • invación perivesica

Terapia

Endoscópica transuretral
La cirugía tradicional (parcial o total)
La terapia antiblásticas intracavitaria (después de la cirugía conservadora)
Radioterapia
La terapia antiblásticas sitémica